O P I N G

Clasificación de sustancias dopantes

Métodos de dopaje:

  • Doping de sangre
  • Manipulaciones farmacológicas, químicas y físicas.

Drogas sujetas a ciertas restricciones:

  • Alcohol
  • Anestésicos locales
  • Corticoesteroides

Anualmente el Comité Olímpico Internacional modifica las listas oficiales incluyendo algunas nuevas sustancias y eliminando otras.

 Esta clasificación incluye a una serie de sustancias que forman parte de la familia de los:

Narcóticos Analgésicos
Estimulantes del Sistema Nervioso Central
Esteroides Anabólicos
Bloqueantes Beta Adrenérgicos
Hormonas peptídicas y Análogas
Diuréticos

NARCOTICOS ANALGÉSICOS

 Estas sustancias están prohibidas en las listas del COI; pertenecen a la familia de los estimulantes y actúan anulando el dolor.
 Es común el uso de la aspirina junto a la cafeína, ésta agrega el efecto analgésico, aunque en realidad el efecto estimulante se debe a la cafeína. Además de la aspirina, existe un amplio grupo de anti-inflamatorios no esteroides empleados para el tratamiento de lesiones osteoarticulares y tendinomusculares.
 Estas sustancias, que producen estimulación a nivel del sistema nervioso periférico (estimulan la ventilación, por ejemplo), son consideradas dopantes. En general alteran los mecanismos termorreguladores por lo que en las competencias de larga duración pueden producir problemas como alteraciones gastrointestinales y a nivel sanguíneo.

ESTIMULANTES

En los primeros años del siglo XIX se comenzaron a utilizar las primeras sustancias estimulantes cardíacas como la DOPA (Dihidrofenilamina, un precursor de la Dopamina), que para algunos autores es precisamente el origen de la palabra Dopaje.
 Este tipo de sustancias actúan sobre el sistema nervioso central (SNC) y periférico (CNP), como el cardiovascular, digestivo, respiratorio, etc.

Podemos incluir dentro de este grupo:

- Las anfetaminas y derivados.
- Derivados teofilínicos como la cafeína.
- Derivados intermedios entre anfetaminas y teofilina
- Aminas simpaticomiméticas, como la efedrina, pseudoefedrina, fenilpropanolamina, norpseudoefedrina.

¿Qué producen estas sustancias estimulantes?

- Euforia.
- Aumento de la atención.
- Disminución de la Fatiga.
- Vasodilatación de los músculos esqueléticos.

 Es decir, poseen acción estimulante central y disminuyen la sensación de fatiga para lograr una mayor energía, son estimulantes ó píldoras activadoras, provocan estado de alerta, euforia, anorexia e insomnio, se observa mayor capacidad para realizar tareas físicas, mayor actividad sexual y más actitud competitiva. La presión sanguínea y el ritmo cardíaco aumentan.
Si nos guiamos por lo anunciado anteriormente, parecería que estas sustancias son verdaderamente efectivas para aumentar el rendimiento, pero en realidad las personas que abusan de estas sustancias (sobre todo los atletas) deben saber y conocer las consecuencias que el uso y abuso de las anfetaminas producen. Un sin número de efectos adversos, como por ejemplo estados depresivos post-ingesta, insomnio crónico, temblores persistentes, mareos, convulsiones, psicosis tóxicas de tipo paranoide con episodios agudos de ansiedad, pánico y alucinaciones, alteraciones cardiovasculares, arritmias y muerte súbita.

 La abstinencia transcurre con sensación de fatiga, depresión e irritabilidad, lo estimulantes producen una intensa adicción psicológica. Además se producen alteraciones en el mecanismo termorregulador registrando temperaturas de más de 42º C., contribuyendo a los estados de deshidratación durante las competencias.
Desde hace mucho tiempo se conoce el efecto analgésico de las anfetaminas y de su sinergia con otras drogas como la morfina. Esto ha incentivado la venta libre de mezclas de anfetaminas y aspirinas elevando el umbral del dolor después de competencias donde el choque es habitual, por ejemplo en deportes como el rugby ó fútbol americano.

 Otra forma conocida como “Speed Ball” entre los drogadictos, es la mezcla de anfetaminas ó cocaína con cualquier droga (barbitúricos, diazepinas u opiáceos).
El criterio que prevalece entre los deportistas es el de que los tranquilizantes eliminarán los calambres y algías en las piernas, y las anfetaminas compensarán los efectos sedantes de los mismos, agregando una cuota extra de estimulación.
A lo largo del tiempo la lista de muertes por sobredosis por anfetaminas es muy importante, teniendo en cuenta que los casos conocidos son inferiores a los que realmente ocurrieron sin denunciar o reportar.

 Las anfetaminas pueden detectarse en orina hasta 4 días después de la última ingesta, cuando se consumen en forma espaciada.
Todo esto nos lleva a comprobar que el riesgo que el sujeto corre, ante la ingesta de estas sustancias, es muy grande a la hora de tener que elegir entre victoria y vida plena.


BLOQUEANTES BETA ADRENÉRGICOS

Son sustancias consideradas dopantes porque disminuyen la frecuencia cardíaca, logrando así una mayor efectividad en el tiro con arco o con armas de fuego.
Al producir “bradicardia”, los atletas de estas disciplinas de precisión las utilizan ya que el efecto es aprovechado por estos competidores para realizar el disparo entre latido y latido.
El Salbumetabol-Clembuterol poseen acción estimulante central. Están prohibidos, salvo su uso por inhalación.

DIURÉTICOS

Son considerados doping porque se emplean para eliminar líquidos y disminuir de peso corporal a fin de entrar a determinadas categorías en deportes como el boxeo por ejemplo, o donde la balanza es tan importante a la hora del pesaje como en la lucha, yudo, etc.; generalmente en las artes marciales.
Además se emplean para eliminar sustancias dopantes, por lo que son consideradas sustancias doping.
El riesgo de tomar diuréticos para entrar en peso es que al eliminar líquido no sólo se pierde agua sino también sodio y potasio, esto produce un estado conocido como deshidratación de tipo hipovolémica hipoosmótica, a diferencia de la deshidratación del ejercicio que es hipovolémica hiperosmótica.
Ello trae como consecuencia la disminución de energía en la competencia y al mismo tiempo, con la pérdida de sodio y potasio, la predisposición a sufrir calambres musculares y la pérdida de sensación de sed producida por el sodio.


HORMONAS PEPTÍDICAS Y ANÁLOGAS

Son conocidas las llamadas gonadotrofinas coriónicas, segregadas por la placenta en los primeros meses del embarazo.
Por su acción anabólica esteroidea se consideran dopantes.
La ACTH (adrenocorticotrofina) segregada por la hipófisis tiene su acción sobre la glándula suprarrenal y produce mayor secreción de esteroides anabólicos.
Ello hace que deban ser rechazadas ó prohibidas por el COI.
Es decir que su acción es similar a los esteroides anabólicos.

AMINAS SINPATICOMIMÉTICAS

Estas sustancias forman parte de medicamentos que son utilizados contra el resfrío común, en forma de gotas nasales y descongestivos diversos, muchas veces también producidos para el asma.
La efedrina y sus derivados han provocados en los atletas más problemas legales que beneficios físicos.
Las efedrinas derivan de las yerbas del Ma-Huan, planta milenaria que era empleada por los chinos para estimularse.
Si bien estas sustancias están prohibidas, en el caso de algunas drogas como la terbutalina y el salbutamol (para los atletas asmáticos), se podrán utilizar una vez notificada la subcomisión médica, por escrito, antes de la competencia.

ESTIMULANTES DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL

Entre las sustancias más conocidas hallamos a la cafeína y sus variantes dimetiladas (teofilinas y teobromina)
Son alcaloides activos en productos habituales como el mate, té, café, chocolate.
La cafeína se encuentra habitualmente en las bebidas colas, el chocolate, el ácido acetilsalicílico, etc.
Entre sus acciones, se pueden mencionar la estimulación del Sistema Nervioso Central y el músculo cardíaco, actuando sobre el riñón (estimula la diuresis); relajan la musculatura lisa, especialmente la bronquial.

La acción de la cafeína es la movilización de ácidos grasos por lo que se considera que es estimulante para los deportes de resistencia.
Los síntomas pueden variar, desde el insomnio y excitación hasta estados de delirio suaves, como alteraciones sensoriales, además se observa aumento de la frecuencia cardíaca y ventilación.
El control es a través de un mínimo aceptable en la orina, es decir en forma cuantitativa. Se considera aceptable hasta 12 microgramos por centímetro cúbico de orina, a partir de estos valores es causa de doping.

ESTEROIDES ANABÓLICOS

Son derivados de la hormona masculina testosterona. Precisamente, la palabra esteroide está relacionada con lo hormonal, mientras que anabólico, con todo aquello que tiene que ver con la formación de proteínas.
El músculo está formado por proteínas. La ingesta de carnes permite la incorporación de aminoácidos a través del catabolismo de las proteínas, en definitiva son anabólicos no esteroides.
La característica de ser derivados de la testosterona hace que aquellos que consumen esteroides anabólicos modifiquen el equilibrio hormonal; esto produce verdaderos desajustes que conllevan a determinadas patologías como la hipertensión arterial, hipercolesterolemia, predisposición al infarto de miocardio, enfermedades coronarias, insomnio, trastornos a nivel del sistema reproductor con atrofia genital, pérdida de la libido, también están descriptos el cáncer de próstata y hepatocarcinoma.

Asimismo, se atribuye a los esteroides anabólicos, la peliosis hepática caracterizada por formaciones lacunares sanguíneas en el hígado, con graves complicaciones al producirse la ruptura.
Si bien estas son algunas de las tantas complicaciones producidas en aquellos que ingieren estas drogas, uno de los cambios característicos del abuso de estas sustancias es la agresividad incontrolada en aquellos deportistas que son sometidos a estas sustancias.

Al ser formadores de tejido proteico, su ingesta está relacionada con el aumento de la masa muscular. Y aunque resulta un tema discutido por los investigadores, es evidente que el uso de estas sustancias produce una mayor retención hídrica y aumento de la fuerza muscular, por lo que es habitual encontrarla en los que compiten en deportes relacionados con la potencia y fuerza: los lanzadores, jugadores de rugby, los adeptos al halterio, etc.

CONCLUSION

En definitiva, el abuso de las sustancias enunciadas sólo conducen al deterioro de la salud por encima de la posibilidad de conquistar una medalla olímpica o panamericana. Pero lamentablemente, a pesar de que en nuestros días la mayoría de los deportistas tiene conocimiento de los efectos colaterales de las sustancias consideradas doping, son muy pocos los que rehusan hacer uso de ellas ya que prefieren la conquista máxima a pesar de la posibilidad del costo de la propia vida.

Debemos considerar que sólo a través de campañas de prevención (informativas y de capacitación) podremos disminuir el consumo de drogas o sustancias consideradas prohibidas para el deporte. Sólo así, podremos colaborar para alcanzar,
a través del mismo, una sociedad más sana.