Aquí podés consultar otros temas: Drogas - Tabaco


 El alcohol es el principal componente de las llamadas “bebidas alcohólicas”. Éstas pueden ser de dos tipos:

Bebidas fermentadas

Bebidas destiladas
La fermentación es un proceso natural mediante el cual un fruto o grano (uva, manzana, cebada) se transforma en bebida alcohólica. Este proceso requiere determinadas condiciones físico-químicas y la presencia de bacterias-levaduras que transforman el azúcar de la fruta en una serie de sustancias, entre ellas el alcohol etílico o etanol. Su contenido de alcohol es más bajo que otras bebidas, en este grupo están: el vino, la cerveza y la sidra.
Se obtienen destilando una bebida fermentada mediante un proceso artificial. Este procedimiento consiste en separarás fijas, enfriando luego su vapor para reducirla nuevamente a líquido. De esta forma puede aumentarse la concentración del alcohol puro.
En este grupo están: el whisky, el ron, el brandy, la ginebra, los licores y los agua-ardientes.

QUÉ EFECTOS PRODUCE

Los efectos los podemos clasificar en: Orgánicos, Psicológicos y Sociales.

Orgánicos

Cuando bebemos alcohol, a los pocos minutos éste pasa a la sangre, donde puede llegar a mantenerse 18 horas; desde allí ejerce su acción sobre los órganos del cuerpo. El etanol afecta a todo el cuerpo (causa mayor daño en el hígado y en el cerebro).
Produce falta de precisión en el control y ejecución de los movimientos. (Los reflejos son más lentos).
Provoca alteraciones sensoriales. (Dificultad para medir la distancia y la velocidad).
También provoca somnolencia, cansancio y fatiga muscular.
El consumo excesivo produce vómitos, diarrea, acidez estomacal, descenso de la temperatura corporal, sed, dolor de cabeza, deshidratación. Si la intoxicación es grave, depresión respiratoria que puede generar un estado de coma (coma etílico).

El consumir en forma continua grandes cantidades altera distintas partes del cuerpo:
- Cerebro: altera la conducta, la conciencia y atrofia.
- Sistema Nervioso: neuritis, alterando la sensibilidad y los reflejos.
- Sangre: anemia, disminución del número de glóbulos rojos y blancos;
menor resistencia a la infecciones.
- Corazón: problemas cardiovasculares.
- Hígado: inflamación y destrucción progresiva del mismo (cirrosis y hepatitis).
- Estómago: inflamación.
- Páncreas: inflamación.
- Intestino: desestabiliza el funcionamiento metabólico, incide en la mala
absorción de vitaminas.
La dependencia provoca que el síndrome de abstinencia se desarrolle con temblores, fiebre, taquicardia e irritabilidad.

Psicológicas

El alcohol afecta la memoria, la reflexión, la atención, los sentimientos y el control social (los centros superiores del cerebro).
El consumo excesivo produce falta de coordinación, lentitud en los reflejos y vértigo hasta aparecer visión doble y pérdida del equilibrio.
El consumo continuado provoca: irritabilidad, agresividad, insomnio, confusión, delirios y alucinaciones.

Sociales

En el núcleo familiar produce la pérdida de la responsabilidad, que puede llevar a la desorganización y a la aparición de: crisis, malos tratos, peleas, etc.
En el trabajo provoca ausentismo (faltas), inestabilidad laboral y aumento de accidentes.
En el plano social está asociado a la alteración del orden y conductas delictivas.
Existen también, altos porcentajes de accidentes de tránsito que son consecuencia del consumo de alcohol. Se dice que...


El alcohol calienta...
El alcohol abre el apetito...
El alcohol es un estimulante...
El alcohol es bueno para el corazón...
El alcohol es un excitante sexual...
El alcohol elimina las barreras de la comunicación...
ESTO NO ES VERDAD...!